domingo, 17 de mayo de 2015

inventario

y qué podrías darme sin pedirme
que yo te corresponda de la misma forma

ya es tarde

es tarde para anclarnos 
en estas comisuras de bocas sin respuestas

porque ya no hay preguntas ,
no hay deseo , no hay hambre
de sábanas calientes

vos sabés que no aprendo
a quedarme callada para no tener roces
ni entiendo tu mordaza para las cosas bravas
que nunca has enfrentado

hagámonos a un lado del camino en común
que solo ha resultado ser una agarradera
por no asumirnos nunca como lo que hemos sido

vos un osito panda y yo una cascabel
-eso dicen los tuyos-

no quiero que peleemos no te pongas en víctima
estoy en los descuentos
no me tapes el aire

II

en mis adentros resuena 
un chillido espantoso

he visto muy de cerca el tiempo malgastado
 cuando ya no hay remedio

hay décadas enteras 
-de no ver-
de no ser capaz de ver

con qué lubrico ahora 
los goznes de esa entrada

cómo retorno hoy al pecho de mi niña

si para sanarla debo reconocerla
 llegar hasta el  fondo

y yo sólo recuerdo una pequeña brisa de tenue color rosa

III
ay mujer - mujer  
pobre mujer

has pasado la vida como concesionaria 
de una mente turbada que te llevaba  a la quiebra
indefectible-mente

quemaste las etapas mejores 
como una piromaníaca enfurecida

no tocabas el suelo
ni existía el costado

no es que lo buscaste
siempre fuiste inconsciente

siempre evitaste estar
donde tu vida estaba

¿y ahora?

qué tristeza que ahora que te dió por salir
de esa maratón que te empañó el reloj 

no hay nada

¡loca , no hay nada! 

¿ no quisiste enraizarte ?

aguantate el derrumbe de lo que no veías

IV

a pesar de todo el palo que me doy
 yo me quiero bastante

la que me hace parir puteadas que no existen
es esa boca abierta que se mira la sombra
con el culo pá arriba y  la cabeza enterrada 
mientras sigue sumando velitas al cincuenta

-la que vive en la tierra y piensa con los codos-

a la otra la quiero 
la que queda pasmada ante Gaia la inmensa
con esa hermosura intransferible

la loca que discute en oficinas públicas
cuando ve a los viejitos temerosos e inciertos
esperando ese turno que siempre llega tarde
porque los "funcionarios" están muy ocupados

no a la injusta 
 a esa no 
esa aparece poco pero me destruye

las  licuaría  a todas
las colaría 
y que quedara una

ni malvada ni santa

No hay comentarios.: