martes, 24 de marzo de 2015

Grimoria :de Hoz Léudnadez Yañez

pues vos que no sabes la historia de mi nombre
regocijas al entender la jaculatoria de mi hambre
vos que no sabes la estela de mi vergüenza
me amenizas la estrella arenga de mi venganza

yo hablo por los que parieron la elocuencia
y la locura en un verso
yo hablo por los que murieron
como mueren los hombres comunes
sin eclipses ni llantos,
sin seguidores ni Santos sudarios

yo hablo por los que murieron
en una nube de polvo en la ignominia

qué arritmia de tus pensares bramares
que demonifican mis alardes
y vos que no sabes la historia de mi nombre
ni la estela de mi vergüenza

¿pero cómo saber de estas discordias damnificadas?

si a mí la vergüenza y el apellido se me cayeron
la primera vez que me senté a defecar en un cerro
y fue ahí donde se me fue
toda la imprudencia del pudor
y la cadena tan pesada que es cargar
el errante legado de abolengo
del que me emancipé al bautizarme
en el anonimato de los silencios

pero vos; la loca del mar

vita lira nimia de aullidos de Cármenes Buranos
lúcidos recitorgasmos de mortuorios Malleuz Mallefecarums
parida pálida piel lienzo del Codex Gigas
ornato del Ichiredión con o sin razón
de prolijo profeticosmogónico

veme aquí
reverenciándote

¡¡virgen de todas las bullets!!

que crea un nuevo rosario
donde toda molécula se hinca y reverencia
porque para tu veneno nadie es inmune
advertido y sin convidar
como tu príncipe que principia ser el “last” lacayo
taradedeando el ardor de tu devenir
Madame Guillotine

aunque te prevengo de mi alta falta
porque no soy de muy alto espiritual
pero quizás y sí, el del realismo más rastrero

hoy me abro la capa hortal para drenar
todo mi vino desoxirribo nucleico
para aletargar a tus mares loca,
en bares y milongas

aunque sé que no podré bohemizarte
porque solo te embriagas con la sangre de mil ángeles
pero en enjundia divinidad de la celestial pólvora
por mis muertos en credo grito
y te advierto que arderás troya

mujer loca del mar
no hay qué penar
puesto a que si yo te lanzo la primera piedra
será para hacerte despertar cuando transmutes
en la onironáuta dormida en la acera
yo te lanzaré la primera piedra…
para que despiertes y vayas,
por la segunda ronda cerveza y nada más…

porque vos,
vos nunca serías María
y qué alegría saberle porque yo;
no soy ningún espíritu que por santo fecundaría
¿qué poético trazo entre nosotros hubo?
que el verso presagia que vos no serías María,
porque quizás yo; sí sería un incubo

(dónde estás milenario,todos tus padres y madres que también somos tus hijos te extrañamos tanto)