sábado, 14 de mayo de 2016

tu mano...



me recuesto en tu espalda casi inconscientemente
mientras busco respuestas sin saber las preguntas
de ese yo que no soy o que no reconozco

me refugio en tu sombra  aunque te  encuentres lejos
cuando me finjo osada  estando moribunda

me recuesto a tu calma mientras escupo bilis
aunque nunca supiste de que forma curarme
siempre has sido lo dulce que me calma el ardor

cuando regreso a casa preñada de desvelos
 vos siempre estás allí como un bálsamo exacto

me desnudo de-mente
y me evaporo en vos