sábado, 3 de marzo de 2018

Pocas veces me pasó (casi ninguna) haber querido escribir algo de otra persona.

No porque no me gustara sino porque, literalmente, era de otra persona.

Esto hubiese adorado escribirlo yo. Me matan estos niños. Gabo Ferro ¡me agujerea!