jueves, 3 de abril de 2014

diaria-mente

mujer matutina con tu cuerpo recién levantado
el día empieza y  otra vez la rutina
en la tierra que pisan tus pies con hastío
tanto tiempo y no buscas cambiar de sendero

lo piensas
 lo sueñas
 decretas

¡hoy cambiará!
 
 a lavarse la cara
cepillarse  los dientes
aprontar el mate
    -y andando-

mujer vespertina regresas a casa
un baño y ¡ay! ¿qué hago de cena?
los chicos que ya no son chicos

a sus cosas y que nadie moleste

y así se te pianta la vida con pena y sin gloria
lo sabes lo palpas lo quieres tapar

mujer sin ocasos en tiempos de ocasos
mujer con escasos mujer sin recuerdos
tu vacío no es tan mortal ni tan negro
si aún la vida está  adentro

otra vez a tomar tu pastilla
detractora de sueños
que te  otorga ese raro dormir
abombado y siniestro

mujer con las manos sin nada
con el pecho sin nada de nada
a la durma
que capaz que mañana es el día
que tal vez mañana lo logres

mujer ya no hay tiempo de nada
pero  dura  y porfiada no creces

alimenta al  tal vez dale un mimo al quizás
pero nunca te digas ya fue

lo has dicho mil veces
no vas a aceptarlo

¡en tu vida ni pisa el jamás!