jueves, 15 de enero de 2015

suponiendo


cuándo comenzaremos a entender
que el significado nació
mucho antes que la palabra

-que lo único que existe es este segundo-

que solo se vuela
si somos conscientes 
de  que primero hay que bucear

por las vísceras
en el barro 

quedándonos ahí el tiempo necesario
para transmutar 

-porque para erguirse hay que haberse revolcado antes-

revolcado
luchando para salir
de nada y de todo 

yo siento que las alas no sirven
si no se han  tenido escamas

sin envolverse un tiempo
en esa bella e impenetrable piel reptílica

-sin tener ojos de sapo-

que el vuelo no baja de ese tan mentado cielo
-sube-
de las inexpugnables entrañas de Pachamama

la más amada madre
la más violada
la más complaciente


la que sabe ser noble y dócil
cuando la rudeza del arado
la penetra y la raja 

-sabedora de que es para hacerla resurgir-

más hembra que nunca
en semilla preñada
 que alimenta