martes, 27 de enero de 2015

En-carcelada

¿Por qué me dejas sola con mis duelos?
Venite por favor que es muy jodido 
vivir en el sopor de algo podrido
y nunca resolver los desconsuelos.

Lo mío no se arregla con pañuelos
es algo tan terrible ese alarido
desórdenes mentales ,un rugido,
que solo cesará si lamo suelos.

Ni sueñen, yo jamás me hincaré ¡Ojo!,
no vayan a comérsela doblada,
podré ser medio bruta, no un despojo

Habrá que desprenderse algún abrojo
que sueña con pescarme ,y entregada 
prenderme entre su barba ¡Puto piojo!