lunes, 3 de abril de 2017

En todo caso me tengo...

 
No hay nadie ahí,
nunca hubo nadie,
solo una voz en la cabeza
asquerosa,  obsecuente, repugnante,
una puta e inútil voz en la cabeza.

Las cosas no pasan por ahí,
no al menos las que valen la pena,
las que te llevan al centro de lo puro.

Ay, que se me caen los pilares,
y pa' arreglar las calles de mi entuerto
no alcanza con donarme pedregullo.
No me alcanza.

Pero ...
Tengo entre mis vicios absorber lo positivo.

Yo soy lo positivo,
 no me achican ya las zancadillas,
 de todo aprendo.

No hay comentarios.: