viernes, 28 de abril de 2017

Verde amor

Qué cosa extraña,
soñé con que me  encontraba
un osito de peluche
con cara de chocolate
y un ojito de terrón.


Era un baldío inocente.
La gente andaba en las calles ,
despreocupada, bonita,
sin esquinas "señaladas".


Desperté,
 el osito no existía
y el baldío era mi barrio,
éste, mi barrio sin karmas.


Mi barrio es un buen lugar
para poner un edén.
Paso el dato por si acaso.