jueves, 14 de agosto de 2014

Chicos


Da igual, si me acarician o crucifican
de cualquier forma detienen mi caída 
aún sin mirarme acendran mi alma .

Y limpian con glucemia este carácter mío,
acibarado y torpe

Tus ojos de miel Leo, los tuyos cielo,Eze
son el axioma que me mantiene a salvo 
de mi inasible vocación de loca 
con este tranco desordenado , cerril