viernes, 1 de agosto de 2014

un rezo una flor

-dice el enemigo al enemigo-

para por favor para
por favor
¡para!
ya no te mates apiádate
no me mates sálvame
no los maten muéranse

para para para ya
yo sé de tu rabia y tu impotencia
-dice tu enemigo-
son mías
sé de tu desgarro
es el mío

sé de tus hijos inocentes
de tu hermano sacrificado
de tu amigo ahora allí
disparándote
-yo te he disparado -


cómo no saberlo cómo no entenderte
si también son sus hijos
sus hermanos
sus amigos

no pido que perdones
yo no sé si  perdono
pero no a tí
a ellos
tu tiraste cómo yo tiré

ellos no tiran ellos alimentan el odio 
envenenan
cuántos de sus familias mueren
¡ninguno!

nosotros somos sus juguetes
dicen fuego
pero no apretan el gatillo
dicen ¡bomba!y se ponen a salvo

no podemos regresar a nuestros muertos
pero podemos evitar que sean más
y más
más

sin nuestras manos ellos no existen
tenemos el poder
¡tenemos el poder de parar esto!
de decir ya no más sangre
nuestra tierra está por explotar
de chupar sangre

para para paremos
desoigamos la orden del horror
y oigamos los ruegos de los pueblos
nuestros pueblos
nuestros pueblos ya no tienen lágrimas
para
paren por favor 
por favor
por favor
la vida reclama