jueves, 2 de octubre de 2014

oscura

a veces todo se vuelve de arcilla
y es cuándo más daño me hace
no hay consistencia en la lluvia
pero moja

si se vuelven maleables mis principios
y yo no soy consciente cállenme
que ya he visto a demasiados duros
transformarse en seda

creo que estoy por tirar la toalla
me siento destronada
mi trono de hojalata se desintegró

por qué no lo vi antes del suicidio
me escondieron su ternura
porque nunca me dí

nunca abrí la claraboya de mi pecho

no tengo ganas de seguir intentando
no tengo ganas de soñar
ni de esperar
ni de creer

no tengo ganas de quererte
hoy por lo menos
no tengo ganas

II
no voy a escribirte un gran poema
tengo un cuadro de tristeza agudo
seguro es por mi depre crónica
no vayas a compadecerme
te echaría muy lejos de mi pena

por qué no me cantás esa canción
aquella que un millón de veces
bailamos en la arena
han pasado los años qué carajo
qué inocentes y descocadas éramos

hoy bancáme vos a mí este bajón
sabés que yo estoy siempre
me aburrí de sonreír por todo
mientras las tripas adentro
se retuercen de ardor

ya sé que nunca me pidieron nada
pero siempre estuve convencida
qué el dolor de los demás era más fuerte
solo era vanidad ya ves
estoy deshecha por no ponerle fin
a mi propia vocación de metereta

III
y por favor perdonáme amor
vos siempre tenés que ser más fuerte
hace mucho te entregué mis manos
que aún siendo ignorantes en caricias
son buenas para prestar fuerza

sabés que los grises los muestro bien poco
pero a veces me pongo permisiva
necesito aflojar algo las riendas
ya va a pasar este estado carroñero
mañana mismo vuelvo a lo de siempre

debí avisarles
que esto me pasa algunas veces
me vuelvo muy tóxica en los brotes
son períodos que solo importo yo
y no paro
hasta hundirme en mi propia mierda