miércoles, 12 de febrero de 2014

Inefable silenciosa

Ella se prende de mi brazo
sólo para eso me precisa
caminamos
su hermetismo es sagrado para mí
¡tiene los ojos tan azules!
tan en otro tiempo
ojos de raíz lejana
¡pero de raíz!

A veces trato de sondearla
no es curiosidad
es tratar de verme allí
en sus nueve décadas y pico
verme así cómo ella
lejana y ausente
pero ahí
ella estuvo desde joven
para todos
y  a pesar del Alzheimer
sigue allí

A menudo me toma de la mano
y tan dulce
me llama por el nombre de Estelita
o María o Etelvina
sus hermanas
soy muchos nombres
casi todos
los nombres que no puede dejar ir

Es tan chiquita y poderosa
que asombraría a cualquiera
más  no a mí
nadie sabe cómo yo lo que ha aguantado
no parió pero fué madre y abuela
de otros partos
no parió porque la vida
le  tenía otras placentas
nunca ajenas a su alma
pero sí a su matriz

Ella retoma su silencio yo también
su hermetismo es sagrado para mí